Viajes de formación


Los viajes fueron experiencias contundentes impregnadas de sentidos. Pisar tierra africana fue sumergirme una y otra vez en la profundidad de una cultura donde, en permanente contacto con la naturaleza, prima la conciencia colectiva. Fue respirar entre raíces vivas y calientes que laten con un amplio sentido comunitario. Los viajes fueron hondas vivencias físico-espirituales que se volvieron cotidianas. Allí donde las palabras no pueden expresarlo todo.

Senegal 2010

En el año 2010 viajé por primera vez al continente africano, y la cabeza se me partió en mil pedazos. Fue una experiencia en grupo que abrió mi mirada y potenció mi camino para siempre.

Senegal 2013

Volver a Senegal fue una decisión que me pidió todo el cuerpo. Ya había una red de afecto que me esperaba y contenía, y también un tinte más preciso en el desarrollo de mi profesión como bailarina y docente de danza.

Guinea 2019

Varios años después volví al continente madre pero a otro país. Guinea te invita a desarrollar beacoup de courage: mucha intensidad, mucha velocidad, mucho cuerpo, mucho todo; tuve la posibilidad de conocer y formarme con lxs mejores artistxs del lugar, acompañada de una red de gente hermosa que estudian y trabajan en el desarrollo de la cultura guineana por todo el mundo.